martes, 18 de febrero de 2014

Acoso a una delegada de personal

Presta atención al vídeo que se muestra a continuación y contesta las preguntas:





1. ¿Crees que es más fácil acosar a un delegado de personal o a un miembro de comité de empresa? ¿por qué?
2. ¿Por qué la empresa no quiere que siga esta chica como delegada de personal?
3. ¿Cómo aconsejarías actuar a los trabajadores de esta empresa para resolver sus problemas?

3 comentarios:

  1. Yo, hace unos años, me entrevisté con un grupo de delegados de personal de unos conocidísimos grandes almacenes españoles y, también, hablaban del arrinconamiento a que se veían sometidos... Paco de VLC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia es una práctica habitual y la única forma de combatirla es desde la unidad de todos los trabajadores. Fácil de decir, pero muy difícil de llevar a cabo

      Eliminar
    2. Creo que es más fácil acosar a un delegado de personal que a un comité, ya que, si es un delegado de personal la empresa será pequeña y el empresario tendrá más facilidades de hablar cara a cara con cada uno de sus trabajadores, de amenazarlos y meterles presión con perder su trabajo o cualquier cosa que haga al trabajador temer por su futuro.
      A la empresa no le conviene para nada que esa trabajadora sea delegada de personal ya que, lucha por los derechos que le pertenecen a todos los trabajadores de la empresa y que el empresario no estaba dispuesto a aceptarlos, bueno, que no quería que los trabajadores se acogiesen a ellos.
      Personalmente lo que haría sería afiliarme a un sindicato que me ayude y me guíe a poder hacer las cosas bien y por el buen camino, sin tener que estar siempre con la mosca detrás de la oreja pensando que no sé muy bien si lo que hago es correcto, o si mi jefe está esperando a que me equivoque o haga algo mínimamente mal para empezar a sacarme faltas.
      Tarde o temprano por una cosa u otra debemos de afiliarnos a algún sindicato, ya sea uno u otro, porque realmente lo que son jefes honrados y humildes hay pocos (por no decir ninguno) siempre van a mirar por y para ellos, nunca por sus trabajadores, y muchísimo menos en los tiempos en los que estamos.

      Eliminar